jueves, septiembre 21, 2006, Publicado por Carlos Killian a las 12:09 p. m.
 
2 Comentarios:


At septiembre 23, 2006 6:41 p. m., Blogger mandarina ^.^

me encantaria tener alas de mariposa,
estuve mirando tu blog en algunos meses anteriores, es genial tu trabajo Carlos!

tenia razon tu viejo con lo de buena mandarina!
(igual pensaba que decir buena mandarina era solo para las chicas.... :) mejor, compartamos ser mandarina que es delicioso!

saludos

At junio 25, 2007 4:22 p. m., Blogger mónica beatriz

Este es quizá mi favorito. Cuánto dices, cuánta emoción! Fragilidad de las alas y de la mariposa misma, que -sabemos- vive un solo día. Como el Hombre mismo ("flor de un día" Píndaro). LLora la mujer? Por qué oculta su rostro? No hay mano capaz de tocarla sin herirla. Hermosísimo.
Saludos de Mónica